Trucos para ir a la playa con los niños

¡Ya es (casi) verano! ¿y esto qué significa? Aprovechar más el tiempo libre con nuestros pequeños lo que también implica los primeros chapuzones de la temporada.  En verano es inevitable ir a la playa, lo estamos y lo están deseando sin embargo este aparente inocente plan puede convertirse en una auténtica pesadilla. ¿Qué trucos debes tener en cuenta para ir a la playa con niños? ¡toma nota!

Viajar en familia es siempre un buen plan, sea al destino que sea. Date cuenta que se trata de compartir momentos, lugares, vivencias con las personas que más quieres: tu pareja y tus hijos. ¿Y qué mejor que aprovechar el verano para hacer alguna que otra escapada? No tienes porque complicarte demasiado, cerca de ti seguro que tiene una playa estupenda esperándote. Un momento… ¿playas? ¿niños? ¿crees que es toda una aventura? ¡no tanto!

Los peques de la casa en ocasiones son incontrolables y ni nos van a dejar relajarnos tomando el sol acostados en la arena, ¡es normal, son niños! Y es que hay que prepararse bien para ir a la playa con niños. No se trata de medir todo al milímetro y no dejarles que disfruten de la playa o tú estar demasiado estresado, sino de tener en cuenta ciertos aspectos que, seguro, harán para todos un viaje más ameno y una jornada a la playa más placentera.

Un día de playa con niños

 

Comida sencilla. No te compliques a la hora de preparar la comida para ir a la playa y opta por sándwiches sencillos con ingredientes que les guste y que se conserven bien con las altas temperaturas. Apuesta sobreseguro para que peques coman.

 

Juguetes sí, pero no demasiado. No te cargues de demasiados juguetes para ir a la playa. Hazle entender que no son necesarios tantos y hazle elegir entre los que más le gustan o ayúdale a escoger entre aquellos con los que crees se lo va a pasar mejor.

 

Sombrilla, imprescindible. Obviamente la sombrilla es imprescindible sobre todo si acostumbráis a hacer la siesta en la playa. Cava un hoyo húmedo y hazle un cómodo hueco dónde tu o tus peques estarán más a gusto.

 

Spray refrescante. Otro de los trucos para ir a la playa con niños es llevar contigo spray refrescante y evitar así que se queme su delicada piel. Rocíale cuando te lo pida o cuando veas que su exposición al sol ya ha sido demasiada.

 

El todopoderoso chupete. Un truco que nunca falla, ni se te ocurra dejarte uno o varios chupetes en casa. Si tu hijo o hija son pequeños, ante cualquier improvisto berrinche le tendrás más calmado y evitarás sofocones mayores.

 

Varias toallas para cada niño. Lleva varias toallas por niño. Date cuenta que los peques tienen a rebozarse en la arena con lo que tener un par de toallas por cabeza siempre irá  bien así tendrás una seca y limpia para que se seque cuando ya os vayáis.

 

La importante crema solar. Sobra decir que la crema solar es vital, háblale de lo importante que es e incluso hazle dibujitos con ella en su piel para que se familiarice con la crema solar. Su protección es lo primero.

 

Mucha agua.  Para ir a la playa con niños otro truco es llevar agua de sobra, que no se te olvide. Lleva agua con limón o de sabores para provocarle una mayor curiosidad en beber y de paso en hidratarse.

 

Polvos de talco.  Antes de irse a casa, ponle polvos de talco en las partes dónde le veas que está más rojito con tal de apaliar los efectos de posibles quemaduras. Lo agradecerá.

 

No perderle de vista. Y como no, muy importante es no perder la vista de tu hijo en ningún momento. Que la típica revista o el móvil no te distraigan más de la cuenta y que por tanto no pierdas el rastro a tu hijo ni dentro del agua ni paseando o jugando en la orilla.

Sigue estos trucos para ir a la playa con niños y disfrutad.