Beneficios de explorar la naturaleza con nuestros hijos

El contacto con la naturaleza es uno de los bienes más preciados que tenemos para el equilibrio cuerpo-mente. No solo los adultos recargamos energías y desconectamos en los entornos naturales, para nuestros hijos, este contacto con la vida es fundamental, si queremos que se desarrollen bien física y psíquicamente.

Y es que, por desgracia la sociedad actual está fomentando que nuestros hijos lleven una vida sedentaria. El auge de las nuevas tecnologías y los videojuegos está haciendo que muchos niños se vuelvan más egoístas, adictivos y que no sean capaces de comportarse adecuadamente en entornos sociales. ¿Qué fue de la época en la que salíamos a jugar a la calle o nos moríamos por ir al pueblo de los abuelos? explorar la naturaleza con nuestros hijos es fundamental para evitar que a la larga tengan problemas de salud.

Principales beneficios de explorar la naturaleza con nuestros hijos

Y es que, los cambios sociales han hecho que sea en los grandes núcleos urbanos donde resida la mayor parte de la población, sobre todo por causas laborales, y que nos hayamos ido alejando poco a poco de la naturaleza. Nuestros hijos lo sufren y debemos evitarlo cuando nos sea posible, ya que explorar la naturaleza con ellos les beneficia en distintos aspectos:

1.- Mente: Los niños que exploran la naturaleza se vuelven más despiertos, seguros e independientes. La cantidad de estímulos que encontrarán en los espacios abiertos no los tienen en las ciudades y les vuelven más inteligentes. Por ejemplo, las escuelas que ofrecen programas educativos que incluyen el contacto con la naturaleza cuentan con alumnos con mejor rendimiento académico que los que no viven esta experiencia. Por otra parte, los psicólogos aseguran que las actividades en la naturaleza reducen las posibilidades de que el niño tenga déficit de atención o hiperactividad.

2.- Cuerpo: Los juegos y las exploraciones al aire libre mejoran las condiciones físicas de nuestros hijos. Correr, trepar, caerse, levantarse e incluso practicar deportes en la naturaleza, permite que nuestros hijos tengan cuerpos sanos, entrenados y acaben con los efectos del sedentarismo de la ciudad. La actividad en la naturaleza nos previene de enfermedades como la diabetes, problemas óseos y patologías cardiovasculares, tanto a nosotros como a nuestros hijos. Además, los oculistas confirman que estar en espacios abiertos mejora la visión a distancia y reduce la probabilidad de miopía.

3.- Esencia. El aire puro, los sonidos del agua, la brisa, el color de los paisajes… La naturaleza hace que nuestros hijos disminuyan sus niveles de estrés, sepan controlar sus emociones y sea más difícil que sufran ansiedad o depresión. Generalmente, los niños que juegan al aire libre son más agradables, ya que mejoran sus interacciones sociales valorando quienes están a su lado.

Todos estos beneficios produce la naturaleza en nuestros hijos. Si además, es una actividad que podemos compartir con ellos, los efectos positivos de estas escapadas se incrementarán ¿Sabías que existen campamentos familiares al aire libre?. No dejes que pase este verano sin explorar la naturaleza con tus hijos. Existen miles de planes, viajes y aventuras que puedes hacer con ellos en entornos naturales.  ¡Apúntate al ecoturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *